Temas de salud:

Una mirada a las drogas y otras adicciones sociales



Publicada el 27/06/2016

En el mundo, el consumo de sustancias psicoactivas se encuentra a la base de cientos de muertes inevitables, ya sea por accidentes o enfermedades relacionadas. La adicción a estas sustancias no conoce límites de edad ni de clases sociales: tanto los jóvenes adultos como las personas mayores pueden llegar a sufrir de dependencia. Las diferentes adicciones, como el alcohol, los medicamentos psicotrópicos, los juegos o el dinero, todas afectan gravemente la mayoría de los aspectos de la vida social del adicto. Es por ello que es esencial comprender las causas de la adicción a las drogas y sobretodo el riesgo que esta dependencia puede implicar en nuestra vida social.

El alcohol es la droga que más muertes genera en el mundo

El alcohol es la droga que más muertes genera en el mundo

Tipos de adicciones

La adicción se caracteriza por el efecto de dependencia, es decir por la imposibilidad de controlar un comportamiento arriesgado, incluso sabiendo que esta actitud tiene consecuencias nefastas. Existen dos tipos de adicciones:

  • Las adicciones más frecuentes son aquellas relacionadas a sustancias psicoactivas (que tienen un efecto sobre el cerebro), como por ejemplo: el alcohol, el tabaco, los medicamentos psicotrópicos (ansiolíticos, hipnóticos…), otras drogas ilícitas como la marihuana, la cocaína, la heroína, anfetaminas, el éxtasis, etc.
  • Existen también otras conductas adictivas que no están relacionadas a sustancias, como los juegos de azar o de dinero, las compras, la televisión, incluso la adicción a una persona (dependencia afectiva), también la dependencia al trabajo, entre otras.

Aquí nos concentraremos sobre todo en las características y efectos de los productos adictivos. Hay que saber que sin importar el tipo de sustancia, todas ellas son igualmente propensas a causar un riesgo de dependencia en aquél que las utilice.

La persona adicta

Tipos de consumidores

Es importante hacer diferencias claras entre los diferentes tipos de consumidores de drogas que existen ya que cada uno necesita de un tipo de intervención específico.

  • El abstinente: una persona que nunca ha consumido droga o que ha dejado de hacerlo definitivamente.
  • El explorador: una persona que consume más o menos frecuentemente en un período dado o en una etapa precisa de su vida sólo por curiosidad.
  • El consumidor ocasional: es aquél que consume por la primera vez o en raras situaciones puntuales y bien precisas (pocas veces al año) un psicotrópico. Este tipo de consumidor se expone a abusos puntuales importantes debido a su inexperiencia en el consumo de la droga en cuestión.
  • El consumidor regular: este tipo de consumidor es aquél que consume siguiendo un ritmo preciso (una vez al mes, cada dos semanas o todas las semanas). El consumidor regular se expone a abusos puntuales habituales no tan importantes, debido a su experiencia y su control sobre el consumo del psicotrópico en cuestión.
  • El consumidor abusivo: es aquél que, sin importar la frecuencia del consumo de la droga, tiende a utilizarla de nuevo de manera incontrolada, ya sea tomando grandes cantidades de la misma o mezclando sin consideración diversas sustancias. Más allá de la falta de información, este tipo de comportamiento se debe generalmente a una necesidad de liberación de una persona frente a sus problemas de vida.
  • El consumidor excesivo: es aquel que consume un psicotrópico varias veces por semana. Este tipo de consumidor se expone a numerosos abusos puntuales o habituales de importancia.

¿Por qué una persona se droga?

La pobreza genera propensión a las adicciones

La pobreza genera propensión a las adicciones

Siempre es difícil saber por qué una persona comienza a drogarse. Las razones que impulsan a alguien a experimentar los efectos de una droga no son generalmente las mismas que las que lo llevan a continuar su consumo, o incluso a volverlo dependiente. Algunas razones podrían ser:

  1. Para divertirse y relajarse: cuando una persona consume una droga, espera sentir una sensación placentera. Es así como muchas personas no dudan en tomar bebidas alcohólicas para relajarse y sentirse bien con los otros. Esta utilización recreativa de las drogas son casi siempre puntuales.
  2. Para vivir nuevas experiencias: otras veces es la búsqueda de nuevas sensaciones y la toma de riesgos que incita la utilización de drogas. El objetivo es lograr sentir más allá de lo que se siente habitualmente. Generalmente, estas experimentaciones son sólo una fase de la vida y no terminan en adicciones. Sin embargo, éstas representan un riesgo importante, sobre todo cuando lo que busca la persona es la maximización de sus sensaciones.
  3. Para enfrentar problemas: el objetivo también puede ser para escaparse de la realidad. La droga es utilizada como un anestésico de los pensamientos, sentimientos, emociones y del sufrimiento. Este persona busca olvidar la ansiedad, los problemas relacionales, los traumas del pasado y el mal estar. Este tipo de consumo favorece a una instalación de dependencia en la persona, aunque algunas veces sólo por un tiempo limitado.
  4. Para ser aceptado: las personas también pueden drogarse sólo por “hacer como los otros hacen”, como signo de pertenencia a un grupo. Incluso en algunos grupos sociales puede ser “más cool” el hecho de consumir drogas. Es sobre todo en los jóvenes que este tipo de consumo se presenta, ya sea por rebeldía, distinción o por buscar una personalidad propia.
  5. Para mejorar las habilidades: ser eficaz, tener energía, soportar la presión de los exámenes o del trabajo son otras razones que incitan la utilización de drogas. La persona se convence de que necesita esta sustancia para tener éxito, muchas veces sin saber que se está drogando, por lo que no se excluye el riesgo de adicción.

Sin importar las razones y el modo de consumo de drogas, el uso de alguna sustancia siempre implica un riesgo.

La droga y sus efectos

Exclusión social, uno de los efectos más habituales en cualquier adicción

Exclusión social, uno de los efectos más habituales en cualquier adicción

Una droga es toda aquella sustancia que modifica la manera de percibir las cosas, de sentir las emociones, de pensar y de comportarse. Los peligros relacionados con su utilización varían según la sustancia, los individuos, la manera de consumirlas, las cantidades, etc. Las diferentes drogas pueden clasificarse según su estatus jurídico, sus efectos o su peligrosidad.

Drogas legales e ilegales

Existen drogas autorizadas pero reglamentadas, como el alcohol y el tabaco o incluso otros medicamentos, y también drogas ilegales cuya utilización y venta son proscritas por la ley, como la marihuana, la heroína o la cocaína. En realidad, todos los días aparecen nuevas drogas en el mercado incluso antes de que su estatus esté claramente definido. La autorización o la prohibición de una droga no dependen únicamente del peligro de su consumo. Existen otros factores como la historia, la cultura o el interés terapéutico, que se toman en cuenta igualmente.

Efectos diferentes

Las drogas se clasifican igualmente en función del tipo de efecto que ellas procuran:

  • Depresor del sistema nervioso: estas drogas actúan sobre el cerebro y ralentizan ciertas funciones o sensaciones. Un efecto secundario sería la inhibición de la función respiratoria.
  • Estimulantes: ellas amplifican las sensaciones y ciertas funciones orgánicas como el ritmo cardíaco o incluso la sensación de vigilia. Este efecto es generalmente seguido de un contra efecto con sensaciones de fatiga e irritabilidad por ejemplo.
  • Alucinógenos: modifican las percepciones visuales, auditivas y corporales. Estas modificaciones dependen altamente del contexto de la persona que utiliza tales drogas.
  • Estimulantes – alucinógenos: ellas estimulan las sensaciones y algunas funciones orgánicas al mismo tiempo que producen distorsiones de las percepciones, pero de una manera menos importante que con los alucinógenos.
  • Drogas difíciles de clasificar (perturbadores): pueden tener los efectos de varias de las categorías anteriores pero sin ninguna especificidad.

La peligrosidad de una droga no está relacionada con su tipo de efecto. En cada categoría existen drogas con riesgos de importancia variable.

El peligro de las drogas

Las drogas pueden clasificarse también según su peligrosidad. Con ello nos referimos por ejemplo a la dependencia (física o psicológica), la toxicidad para la salud, el riesgo de accidentes o también la nocividad social (delincuencia, problemas económicos, etc.).

El nivel de peligro del consumo de una droga no es necesariamente el mismo de un criterio a otro. Los efectos y riesgos de una droga dependen igualmente de la persona que la consume y del contexto del consumo. Estas clasificaciones son una generalización de una realidad mucho más compleja.

Decile No a las Drogas

Decile No a las Drogas

Drogas y problemas sociales

Las adicciones perturban el estado psíquico y el funcionamiento cerebral del consumidor, y pueden provocar una alteración del estado de consciencia y percepción del ambiente, la toma de importantes riesgos, una disminución de la concentración y de la vigilancia, una inhibición de la reactividad, problemas de comportamiento y del humor, entre otros.

Ya sea a corto o largo plazo, la dependencia a las drogas favorece el aislamiento, el retiro social y la soledad, relacionándose con problemas como:

  • La delincuencia y la criminalidad
  • Problemas económicos
  • Inseguridades: como actos de violencia, maliciosos e incivilidades
  • Corrupción
  • Exclusión social, precariedad y prostitución
  • Dificultades y fracasos en los estudios
  • Problemas de relaciones interpersonales y dificultades familiares
  • Problemas de inserción profesional
  • Accidentes de trabajo, recreativos o automovilísticos.

Proceso de rehabilitación

En caso de poseer conductas adictivas y/o una dependencia a las drogas instalada, los primeros pasos a seguir para comenzar el proceso de rehabilitación son:

  1. Admitir el problema: la dependencia (física o psíquica) es muchas veces innata. Un sentimiento de vergüenza puede aparecer en el individuo y es por ello que reconocer el problema es la primera y más importante etapa para lograr hacerse cargo de esta condición y deshacerse de este comportamiento arriesgado.
  2. Aceptar ayuda y hablar: si notas algún comportamiento extraño con alguna sustancia o si las personas que te rodean te hacen la remarca, lo mejor es hablar con un médico o beneficiar de una ayuda telefónica. En esta etapa es esencial no aislarse y encerrarse en sí mismo. Muchas soluciones existen y son propuestas y elegidas individualmente: abstinencia, sustitutos y ayuda por medicamentos, acompañamiento psicológico y social, terapias cognitivas y comportamentales, prevención de recaídas, etc.
  3. Consultar un profesional: ya sea tu médico o un médico especialista de la adicción (adictólogo, alcohólogo, tabacólogo, etc) o un psicólogo o psicoterapeuta especializado. La dependencia necesita generalmente una intervención generalizada, es decir al mismo tiempo médica, física y psíquica.

Recuerda que los comportamientos adictivos son destructores a mediano y largo plazo. Una ayuda temprana es muy recomendada. Mientras más rápido son tratadas las dificultades, mejor será superada la adicción.

¿Dónde tratar un problema de adicción a las drogas en Argentina?

El SEDRONAR es la entidad estatel encargada de prevenir y tratar problemas de drogadicción en la Argentina. Ofrece orientación a la víctima y sus familiares y actúa como primer punto de contacto, ya que luego de un diagnóstico deriva a la persona para un correcto tratamiento de sus adicciones. Ir al sitio web.

Algunos hospitales ofrecen también áreas de ayuda para la prevención, el control y recuperacíon de adicción a las drogas. Por ejemplo el Hospital Fernández o el Hospital Rivadavia en Capital Federal cuentan dentro del área de salud mental con equipos de apoyo y asistencia a adictos y familias.

Otras instituciones de salud públicas o privadas en todo el territorio de la Argentina ofrecen servicios similares al de los arriba mencionados. Si usted tiene directa o indirectamente un problema de adicción, recomendamos comunicarse con el SEDRONAR al tel. 0800-222-1133 (línea gratuita las 24 horas) dónde podrán indicarle el centro más cercano a su residencia.

Alcoholismo

El alcoholismo es una droga legalizada importante. Se estima que alrededor 3 millones de personas mueren anualmente en el mundo por un consumo nocivo de alcohol. Es por ello que nos concentraremos un poco en este tipo de adicción.

Causas

El alcoholismo es un problema medical. Aunque la causa exacta de esta condición es todavía desconocida, estudios han mostrado que esta enfermedad puede ser hereditaria y los riesgos de sufrirla aumentan cuando se vive rodeado de personas dependientes. Otros factores de riesgo comprenden un problema psiquiátrico, la depresión o los problemas de ansiedad. También la pobreza, el aislamiento social y la timidez, entre otros.

Efectos y complicaciones

El alcohol es un veneno para muchos tipos de células humanas. Esta sustancia actúa como un depresor del sistema nervioso, un efecto que generalmente las personas encuentran agradable en cantidades moderadas. Cuando se consume en exceso, puede causar una intoxicación, la supresión de las funciones respiratorias y cardiacas, es decir, la muerte. Sin embargo, incluso en cantidades no letales, el alcohol también puede causar la muerte, a causa de una neumonía de deglución por ejemplo. Además, una persona que consume alcohol en ayunas, corre el riesgo de sufrir de una crisis de hipoglicemia, lo que implica convulsiones o entrar en estado coma.

Los problemas crónicos de salud relacionados con el alcoholismo son:

  • Arritmias
  • Beriberis (carencia de vitamina B1)
  • Lesiones cerebrales
  • Diabetes
  • Lesiones cardíacas
  • Hipertensión arterial
  • Enfermedades del hígado, como la cirrosis
  • Pérdida de sensibilidad en las manos o en los pies por ejemplo.
  • Úlceras estomacales y gastritis

Pero el consumo excesivo de alcohol aumenta el riesgo de contraer casi todas las enfermedades.

¿Dónde tratar un problema de adicción al alcohol en Argentina?

Al igual que con otras adicciones, el SEDRONAR es el ente indicado para comenzar a ser tratado por una dependencia del alcohol. Así mismo, existen distintas organizaciones públicas y privadas que ofrecen asistencia a las víctimas del alcoholismo.

Al momento de comenzar un proceso de recuperación de cualquier adicción, recuerde:

  • Usted tiene derecho de recibir asistencia integral gratuita en centros de salud públicos, siempre en forma individual y personalizada
  • Los grupos de apoyo son actividades complementarias
  • La confidencialidad es el primer requisito de cualquier tratamiento. Usted decidirá si hacer público su problema o no (a algunas personas esto les ayuda, mientras que a otras no)
  • Ser atendido sin ningún tipo de discriminación, con calidez y respeto

Recuerda que sin importar tu condición, siempre es posible evitar la instalación de una dependencia o de eliminarla, ya sea a un producto, una sustancia o a una práctica, y de controlar esas conductas adictivas arriesgadas. Una buena higiene de vida personal y social te ayudará a prevenir esos comportamientos adictivos y con ello favorecerás tu salud física y mental.





Deja un comentario

Últimas notas

Guía de estudios médicos: que chequeos hacer en cada etapa de la vida
08/07/2017

Guía de estudios médicos: que chequeos hacer en cada etapa de la vida

A medida que la vida de una persona avanza y se desarrolla, los factores de riesgo aumentan. Es por ello que los requerimientos de […]

Ver nota
Bristol Medicine
18/05/2017

Bristol Medicine

Con más de 20 años en el mercado de medicina prepaga en Argentina, Bristol Medicine se consolida día a día como una de las […]

Ver nota
Vacuna antigripal 2017: dónde conseguirla, quiénes deben recibirla y más
27/04/2017

Vacuna antigripal 2017: dónde conseguirla, quiénes deben recibirla y más

Se acerca un nuevo invierno y con él el riesgo de gripe aumenta en toda la población. Por ello, en todo el país ya […]

Ver nota

La guía más completa de hospitales, sanatorios y clínicas de Argentina.